viernes, 12 de junio de 2015

...

En el taller. Trabajando.
¿Sabe qué me da rabia? Me da rabia que nos nieguen por ejemplo. A nosotros. Que digan que casi ya no existimos. Como si de pronto algo mágico hubiera pasado y dejamos de estar.  Como si de pronto ya nada nos hace falta y lo que hace falta no lo necesitamos en realidad y así somos más felices.
Pero si en verdad no estuviéramos, entonces no podrían negarnos más y si de verdad nada nos hace falta; la felicidad parecería uno de los cuentitos esos de finales con sonrisa. ¿Cierto? 

3 comentarios:

  1. Yeka, a no perder esperanza, hay que valorarse uno mismo, sino nos arrollan, besos

    ResponderEliminar