martes, 6 de septiembre de 2016

miércoles, 31 de agosto de 2016

...

Hace poco me contactó un viejo amigo. 
Hablamos largo y tendido; tras el monitor de por medio; como lo hacíamos en otro tiempo, cuando nos encontrábamos a la salida de alguna parte y terminábamos dejando pasar todas las micros.
Fumábamos dos, seis, infinitos puchos, nos bebíamos vinos muy tintos y abrazábamos interminables sueños y protestas y más sueños.
Por un momento hasta me pareció que el tiempo no había pasado con tanta distancia y ausencia. Y llegué a olvidar mis tristezas de estos días, igual que antes, cuando estábamos juntos.
Reí un montón; en mayúsculas y minúsculas. Y también nos dimos espacio para la franqueza (la posible de contar por escrito). Y cuando llegó la hora de despedirnos, me vino una tristeza inmensa.
-Al final, la vida termina siendo puros descubrimientos, ausencias, encuentros y despedidas- le escribí. 
Y antes de agregar más nada, ganándome de mano respondió:
-Me di cuenta que hoy, yo, le tengo una especie de cagazo a este tipo de vida, tan llena de descubrimientos, ausencias, encuentros y despedidas.

sábado, 27 de agosto de 2016

...

Pienso mucho en los encuentros y las despedidas. En la gente que amo y que he amado también. En los que están y los que no. 
Hasta pienso en lo que he sido y lo que hoy soy.
Pienso en los desafíos, en los límites y en el valor.
Tengo una gran ensalada en mi cabeza, pero que creo viene de mi corazón.
¿Habrá tiempo suficiente? -pero el tiempo es sólo una quimera, un sueño inventado- creo que esto último tal vez lo inventé yo o lo escuché, no sé muy bien. 

domingo, 21 de agosto de 2016

...


Mi hermano menor me envió fotos de la casa de papá. Y por alguna razón, aún alegrándome la sorpresa, ha quedado mi corazón adolorido.
A veces a los duelos se les debe sorber de a poquito, para que entre sorbo y sorbo el ardor deje un espacio de respiro.
Hay tanta tierra, álamos y nubes que me pinchan  en el centro; como alambres de púa oxidados de tanto invierno cayéndoles encima.

miércoles, 17 de agosto de 2016

...


Los colores siempre me generan una especie de alegría. 
Es como un antídoto infalible. 

jueves, 11 de agosto de 2016

...

  
Estoy deseando que mis calados vuelen, que tengan vida más allá de mis manos, de mi mesa, de mi corazón. 
Me quiero aventurar a correr riesgos. Aunque no sé cómo empezar a hacerlo.

viernes, 5 de agosto de 2016