martes, 26 de marzo de 2013

A la vuelta de tu esquina

"-Tengo ganas de hacer algo grande. Algo importante ¿me entiendes? algo que marque la diferencia o al menos que se sume a esas buenas ideas. A la gente no le interesa el otro. A lo sumo les alcanza con su propio ombligo. A nadie le interesa cuánta necesidad hay a su alrededor. Todos están muy ocupados en sí mismos. Me tiene harta este lugar, el egoísmo es absoluto. ¿No te parece?  Yo debería hacer algo grande. debería empezar ya, atreverme, empezando por decidirme. Acá no hay nada que hacer. Tendría que volverme como ellos. Mejor tomo mis cosas y emprendo camino. Allá  donde me necesiten, allá donde en verdad hay necesidades, donde no pasa nada y donde las necesidades son inmediatas. Yo sin duda sería útil, hasta me volvería importante, aunque no pienses que ese es mi objetivo. Esto es puro corazón, puras ganas de hacer cosas importantes. Dejar de lado mi propio yo y lanzarme. Esto funciona así, si tienes ese espíritu de ayuda te persigue y no te deja en paz. Cuando pienso en esos que no les alcanza para el día, en los que se sacrifican por un pedazo de pan al día me da mucha pena. Allá hay que estar, si total acá no pasa nada. Vivimos en el paraíso, hay que hacer cosas grandes allá, te lo digo en serio. En serio te lo digo. ¿Me escuchas? ¿Me estás escuchando? ¿Por qué no dices nada?-" Decía mientras el vendedor de globos se acercaba tímidamente a ofrecerle alguno.

14 comentarios:

  1. Hola Yeka,qué texto...no le va ni bonito,ni dulce...palabras que se fueron juntando para tomarse el atrevimiento de no dejarte ser el mismo,no sé si me explico,un texto que si lo dejaste entrar en vos,chau,ya no seguis siendo igual,no sé si gracias sea lo justo pero como no agradecer las cosas que te modifican?Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces parece que estamos ciegos física y mentalmente. No vemos nuestro alrededor. Se instalan modas de apreciar lo "de allá", como si "allá" pasa todo, "allá" hay necesidades, nos enternecemos con esa idea, nos partimos el corazón; pero pisamos firme e indolentemente nuestro "acá" donde pasa mucho y se necesita mucho también.
      Gracias a ti Analia! si sirvió, si se quedó algo de este texto, entonces gracias!
      Otro abrazo para ti!

      Eliminar
  2. Un texto grandioso! Me gusta la idea. Una sonrisa,

    ResponderEliminar
  3. Siento lo mismo... ganas de hacer cosas, hacer algo, mucho por lo demás... lo necesito, me lo pide el cuerpo, el alma.... Te entiendo, fue un placer encontrarte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marieta, sabes qué es lo bueno? que a esas ganas le puedes dar vida, sin ir muy lejos, a la vuelta de tu esquina sin duda encontraras dónde hacer cosas. También ha sido un placer encontrarte! Besos!

      Eliminar
  4. mensajes, mensajes... te dejan pensando. Si como dice la canción, actuaramos mas y pensaramos menos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Y es más, sin necesidad de mirar tan lejos, a la vuelta de la esquina, hay mucho por hacer. Besos!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias José! ya pasaré a visitarte.

      Eliminar
  6. Qué cierto es que hay tantas cosas que hacer a nuestro alrededor y no las hacemos... pero... ¿es que no lo vemos? ¿tan ciegos estamos? ... o ¿es que no lo queremos ver?

    Lo importante es dar ese paso que comentas. Y por cierto, qué bien te explicaste.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Maricarmen! la mayoría de las veces estamos ciegos mentalmente.
    Abrazo!

    ResponderEliminar