martes, 28 de agosto de 2012

Si discurro

Después de la lluvia me vuelvo agua también y entonces levanto mis harapos, los estrujo y pongo al sol, esperanzada en que me vuelvan a abrigar.
Hay días que soy a penas un par de gotas y otras el aguacero mismo.

4 comentarios:

  1. Ahora mismo algo de agua en forma de lluvia nos vendría muy bien por aquí.
    Bonitas palabras.

    Buen día!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El agua en su justa medida es una bendición. Ojalá se calme el calor por allá.
      Muchas gracias por pasar! Mis cariños.

      Eliminar
  2. El agua transporte para dejarse ir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces nos lleva leeeejos.Un abrazo.

      Eliminar