jueves, 24 de julio de 2014

Es invierno, lo siento

No sé, podrá pensar ud. que no tengo mucho de que quejarme yo. Ud. pude pensarlo no más. Vea; mi casa limpita, el árbol cargado y algunas ramas a punto de descolgarse de tanto peso. El perro; fiel como cuando era cachorro. La aurora y los atardeceres en el mismo sitio esperando aparecer como siempre. Ud. puede pensar que no tengo motivos para quejarme. También lo piensan los demás y hasta he de confesar que yo misma lo he estado pensado. Generalmente busco un banquito solitario y tranquilo en esos días de fiesta o las tardes mientras el niño juega; y lo pienso.

10 comentarios:

  1. Yo no tengo de qué quejarme, la verdad. Tengo cobijo, tengo abrigo, tengo supermercado y mercado al que acudir, tengo salud y sentidos para conjugar verbos en infinitivo: trabajar, amar, correr, sonreír, hablar, respirar... bailar.

    Buen día, Yeka.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tanta gente sin necesidades aparentes y sin embargo carecen de cuestiones tan profundas...pero no las materiales, no las que podemos medir, contar, pesar, tocar, ni ver...una compañía sincera, un oído que te escuche, una palabra que acompañe, una mano que te apriete fuerte y te sostenga...hay gente que siente que no tiene eso...hay mucha gente así.
      Un abrazo md.

      Eliminar
  2. Preciosas palabras llenas de sentimiento!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dezazu! principalmete por la compañía :)

      Eliminar
  3. si nos comparamos siempre encontraremos quienes estén mejor o peor que uno mismo, y nosotros quedamos siempre en el medio, por lo tanto es verdad que nos queda sentarnos en un banquito tranquilo y solitario, y pensar
    y otras veces pienso, como escuché en una película, mejor es no pensar, no pensar...
    y sentir, si, sentir
    disfrutar cada minuto, cada momento que tengamos bueno, disfrutar de la casa limpita, de la rama cargada, del árbol, de las hojas caidas y que es un placer barrer, simplemente porque ...estamos vivos para hacerlo
    y del hijo :)
    porque a veces el invierno, parece durar mucho más que tres meses, y lo sentimos
    y porque siempre hay atardeceres, y quizá nos pase como al principito (leíste "el principito" ?), que quisiéramos correr el banquito todo el tiempo para volver a ver el atardecer muchas veces en el día
    a veces, más de 43 veces... :)

    ayyy yekita, siempre tus palabras llegando al alma
    un abrazo enorme, y que tengas muy linda semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ando buscando un ritmo que es la segunda etapa del proyecto "un cuento kamishibai..."escribir los micro relatos sobre violencia de género me hacen tal vez pensar en cosas así. Pienso en las contradicciones, en el amor, en el desamor, en la felicidad y en la tristeza. en el dolor físico, en el del alma. en la soledad...en lo que se pierde y en lo que se gana ( si es que se gana algo)...
      Me inquieta a veces leerte! ayer pensaba en la idea del invierno y me decía: para algunos el invierno (como estado emocional) resulta muy largo...y luego te leo acá diciéndolo!
      Si, leí el Principito, es uno de los libros que espero con ansias algún día regalarle a Guillo también :)
      ...Un abrazo!

      Eliminar
  4. Cuando no me encuentro bien, cuando todo me pesa, siempre pienso eso, que no tengo de qué quejarme. Y por unos minutos funciona.

    Besos, Yeka.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo hago :)
      Has regresado de tus vacaciones! renovada? Un abrazo!

      Eliminar
    2. Bueno, en realidad sigo de vacaciones. Solo es un cambio de aires, pero sí, me sienta más que bien, jaja.
      Un abrazo, Yeka.

      Eliminar
    3. Entonces ya sabes, no hagas nadita de nada :)

      Eliminar